Regalos que hacen bien 🥰Compra online con despacho o Retiro - Consultas al +56 9 9509 4046
¿Por qué es bueno el Yoga para niños?

¿Por qué es bueno el Yoga para niños?

¿Por qué es bueno el Yoga para niños?

Para los niños, al igual que como nos sucede a los adultos, la vida social puede ser exigente. La sensación de deber cumplir con obligaciones los estresa mental, física y emocionalmente. Es muy importante, entonces, que les enseñemos a relajarse y buscar momentos para disfrutar y compartir en paz.

Practicar yoga es una forma divertida de desarrollar habilidades en un entorno positivo y sin competencia. La calma y bienestar que se logran es importante para el desarrollo físico y emocional de los niños, ya que les ayuda a relajarse y divertirse.

Los niños aprenden a respirar de forma correcta y profunda. Esta técnica mejora el funcionamiento del aparato respiratorio y calma la mente, porque cuanto más tranquila y regular es la respiración, más se calman los pensamientos ¡y los adultos también!

Las posturas de yoga nos ayudan a entrar en sintonía con el propio cuerpo y también:

  • Relajan la mente.
  • Ayudan a la coordinación.
  • Favorecen conciencia corporal.
  • Mejoran la flexibilidad.
  • Aumentan la fuerza y resistencia.
  • Fortalecen los músculos.
  • Mejoran la concentración.
  • Mantienen la sensación de calma.
  • Desarrollan autoconfianza.
  • Fomentan el compañerismo y la amistad.
  • Promueven el respeto hacia el medio ambiente.
Para hacer yoga con niños es esencial hacerlo de forma lúdica y usando tu creatividad para guiarlos. Si vas a practicar en casa es muy importante:
  1. Busca un espacio despejado, calmo, limpio y libre de estímulos que puedan distraer la atención, tanto de adultos como de niños (celulares, computadores, música fuerte o televisión.)

  2. Que la práctica se entienda como un momento especial, un rito. Pueden prender una velita, un incienso, hacer una pequeña relajación inicial para conectar con las intenciones y necesidades de cada uno.

  3. Evitar competir o comparar la durante la práctica. Tampoco les pidas mantener una postura si es que provocan incomodidad.

  4. Usa dibujos o láminas de colores para mostrar las posturas. Los niños conectan muy rápidamente con las cartas de yoga y pueden hacer juegos divertidos con ellas.

  5. Es muy importante que valoremos el proceso, que disfrutemos el regalo de poder conectar con nuestro cuerpo y nuestro interior. Esta es una gran herramienta que les brindará calma y podrán usar durante toda su vida, cada vez que la necesiten.

Finalmente, lo más importante: Enséñales que el sentido está en disfrutar las sensaciones que entrega el cuerpo. Que el yoga no busca la perfección y el verdadero aprendizaje es disfrutar el camino y escucharnos a nosotros mismos.

Ahora puedes empezar a practicar con ellos usando este cuento.

Libros para practicar yoga